Paulo Succar Advocacia Empresarial tiene su sede en la ciudad de Sao Paulo, principal centro comercial e industrial de América Latina, trabajando en asociación con la firma de abogados Araujo y Policastro.
Desde el comienzo Paulo Succar Advocacia Empresarial se dedicó al derecho mercantil y corporativo. Antes de su fundación, Paulo Succar ya enseñaba derecho mercantil en la Facultad de Derecho de la Universidad Presbiteriana Mackenzie, donde comenzó su carrera docente en 1990.

En los años 90 la empresa ya estaba trabajando en el área empresarial sirviendo a clientes nacionales e internacionales cuando Paulo Succar lo dejó para realizar estudios en el Viejo Continente. Cuando regresó, con un Master en Derecho Europeo y Español, se unió a Araujo y Policastro Advogados, uno de los despachos de abogados más respetados en derecho internacional – y desde allí dirigió con gran éxito el “Spanish Desk”.

Deseando retomar su trabajo como abogado pensando en pequeñas y medianas empresas y ajustándose a las necesidades de cada cliente, Paulo Succar retoma su boutique jurídica e inicia una actuación independiente en colaboración estratégica con la firma de abogados Araújo y Policastro.

La empresa está estructurada en departamentos de acuerdo a las respectivas áreas de especialización, trabajando principalmente en las áreas de derecho corporativo, derecho contractual y litigios estratégicos de negocios, que incluyen derecho contractual, tributario y laboral.

Paulo Succar Advocacia Empresarial desarrolló a lo largo de su historia una amplia red de corresponsales en Brasil y el exterior, con el objetivo de satisfacer las necesidades de clientes nacionales y extranjeros que mantienen negocios en las más diversas regiones del mundo.

Los abogados de Paulo Succar Advocacia Empresarial han recibido la mejor formación en las universidades más reconocidas de Brasil, son fluentes en idiomas extranjeros y están constantemente renovándose y mejorando, ya que la empresa está muy próxima al ambiente académico. Realizamos nuestro trabajo en niveles de excelencia internacional, satisfaciendo las necesidades legales de nuestros clientes de forma rápida y competente.

El cuidado en la formación de los profesionales que componen la empresa y la atención en el servicio al cliente han dado lugar a la sólida reputación que actualmente goza Paulo Succar Advocacia Empresarial ante las comunidades jurídicas y empresariales, tanto brasileñas como internacionales, especialmente españolas.